¿Echas de menos las barbacoas? Te ayudamos a elegir la mejor para ti 

¿Echas de menos las barbacoas? Te ayudamos a elegir la mejor para ti 

Barbacoas de carbón

Estas son las que más aprecian los profesionales. El motivo es que el carbón alcanza temperaturas de 500º C, más que la leña o el gas. También tienen la ventaja de que los alimentos cogen un sabor ahumado típico de las comidas hechas al aire libre. Otro motivo por el que se eligen es porque muchos modelos cuentan con ruedas, lo que facilita su desplazamiento.

En el lado contrario nos encontramos que aunque el calor es mayor, el carbón tarda más tiempo en alcanzar los grados y no se reparte de manera homogénea. Además, genera mucho humo por lo que no son recomendadas si vas a trabajar en un espacio pequeño cerrado.

Barbacoas de gas

A pesar de no llegar a tantos grados, las barbacoas de gas también alcanzan temperaturas elevadas (unos 300°C). Su principal ventaja es que son versátiles y puedes regular la temperatura de cocción según los alimentos que estés preparando. También el encendido es rápido, puesto que solo tendrás que pulsar un botón. Además, no producen humo apenas y son fáciles de limpiar. Incluso hay modelos que incluyen una tapa que permiten hacer la función de horno.

Sin embargo, estas barbacoas necesitan una instalación de gas y son más caras, aunque tienes más autonomía con ellas que con las eléctricas.

Barbacoas de piedra y hornos

No nos centramos ahora en la forma de calentar, sino en los materiales con los que se fabrican las barbacoas. Mientras que los modelos móviles son de aluminio, hay otras fijas de piedra y hornos realizados generalmente en ladrillo y hormigón refractario. Estas cuentan con chimenea o campana y cajón recoge cenizas. Es decir, el humo está dirigido. 

Suelen utilizarse con leña o carbón, para que los amantes del sabor a barbacoa tengan todas las facilidades. Por los materiales de combustión empleados, son ideales para jardines grandes y poco recomendables para terrazas.

¿Son muy complicadas de mantener?

Adquirir una barbacoa es una inversión a largo plazo y requiere un mantenimiento mínimo, especialmente en lo que a limpieza se refiere. Cuando vayas a comprar pregunta cómo hay que hacerlo, si está dotada de un sistema pirolítico o si es preciso llevar a cabo alguna revisión periódica. Asegúrate también, sobre todo si el desembolso es cuantioso, de que el fabricante puede ofrecerte suministros y repuestos de piezas.

Al servicio del perfecto anfitrión

Una vez hayas elegido el tipo de barbacoa, no debes olvidarte de los accesorios que mejoran sus prestaciones y funcionalidad y que te facilitarán enormemente la tarea. Existen en el mercado multitud de complementos, desde fundas, cajones, mesas auxiliares, bandejas, elevadores para las parrillas, tapas y ruedas en caso de que no las lleven incorporadas. Dispones también de sets de útiles de cocina, como tenedores para trinchar, cuchillos, tenazas y pinchos para la carne y el pescado. También hay kits de limpieza, especialmente preparados para recoger la ceniza. Y productos que te ayudarán en el proceso de creación de la brasa si tu barbacoa es de leña o carbón como geles o pastillas de encendido.

Como elementos imprescindibles, no puedes olvidar unas pinzas. Las parrillas con mango también son muy útiles y existen bandejas para asar de usar y tirar.




home-letras.png
© 2020 - parqueAstur.   Desarrollo Web El Tajalápiz Media